31/1/17

LA CONSCIENCIA SIEMPRE APRENDE

Nosotros vivimos y ella aprende. 
Triunfamos y ella aprende.
Fracasamos y ella aprende.
Aprendía cuando disfrutábamos de las dichas de la niñez, en el paraíso de la infancia...
y si sufríamos, si esa fue una etapa dolorosa de nuestra vida, también ella aprendía.
Aprendió cuando amamos y fuimos rechazados.
Aprendió cuando nos amaron y rechazamos.
Y cuando nos golpearon
y cuando golpeamos.
Aprendió cuando nos ascendieron y cuando nos despidieron,
cuando viajamos y cuando no pudimos viajar.
Aprendió con el nacimiento de nuestros hijos o cuando no quisimos o no pudimos tenerlos.



Aprende de nuestra pareja, de nuestros amigos, de nuestros hijos, de nuestros padres.
Aprendió también de los seres queridos que perdimos y sigue aprendiendo de ellos.
También de los que consideramos nuestros enemigos.
Aprendió cuando queríamos meditar y nos rendíamos al dominio de la mente dual...
y también cuando logramos el silencio natural de la mente...
y de nuestras videncias y vivencias internas....
de cuando ayunábamos y orábamos y no encontrábamos respuestas.
y cuando recibimos las respuestas aún cuando no las hayamos percibido.
Aprende siempre aquí y ahora, de lo que vivimos, y de lo que recordamos y de lo que proyectamos...
Si no estamos aquí y ahora, perdemos el examen.
El Universo nos examina una y otra vez, no porque seamos importantes, sino porque estamos aquí para eso.
Y la consciencia aprende también cuando queremos "transmutar el plomo en oro" y no podemos. Nosotros sufrimos pero ella aprende.
También cuando nuestra columna vertebral brilla al influjo de la transmutación.
Aprende ahora si vivimos y aprende ahora si morimos.
Y aprende si entendemos esto, si lo aceptamos y si no lo aceptamos...
también si lo rechazamos y pensamos que no es más que unas pocas palabras sin sentido.

Rafael Embid A.Maciel